Recuerdo de Silvina Ocampo, un día como hoy…

Un día como hoy, pero de 1993 fallecía en Buenos Aires Silvina Ocampo.

210px-Silvina-tomado-por-Bioy-Casares-en-Posadas-1959

 

 

En Invenciones del Recuerdo, un libro de Lumen, una edición al cuidado de Ernesto Montesquin se revela parte de la vida de la poeta, pero no en forma de Diarios, sino en hermosos poemas que develan una vida llena de inquietudes, amor y recuerdos los buenos, y no tan buenos. Allí Silvina dice:

(…) El jardín botánico está lejos, pero es honda la proximidad del lugar que en una vida va a ser importante como el amor, los rostros y los libros.

En otro fragmento, expresa:

(…) Mueren de amor, esperan, besan, escuchan, tienen orejitas en sus palmas, dicen adiós como pañuelos; atesoran anillos caídos de las cortinas, se asombran, se arrodillan imitando a las personas mayores; palpan las llaves que preservan de la mala suerte. Reemplazan la voz.

 

Y hay frases maravillosas: “En el momento de despedirnos nunca sabemos que nos despedimos” “De carne o de mármol, la vergüenza existe”

Sólo se puede decir, en un día como hoy, que lo mejor es tomar algún libro de ella de la biblioteca y revivirla en la lectura. Y si no hay nada de ella en nuestros estantes, pero tenemos ganas de descubrirla, disfrutarla y saber más, les recomiendo ir hasta la librería amiga y comprar cualquiera de sus excelentes obras como Viaje Olvidado, Los traidores, Lo amargo por dulce o Cornelia frente al espejo (actualemente en cartelera). Y sino, al menos, lean en internet algunas de sus apasionantes historias, lo bueno siempre, es empezar.

ver

Biografía:

Silvina Inocencia Ocampo Aguirre nació en Buenos Aires el 28 de julio de 1903, en la casa de la calle Viamonte 550, como la menor de las seis hijas de Manuel Silvio Cecilio Ocampo y Ramona Aguirre Herrera (Victoria, Angélica, Francisca, Rosa, Clara Maria y Silvina). En su juventud estudió dibujo en París con Giorgio de Chirico y Fernand Léger. Entre sus amigos famosos figuraba el escritor italiano Italo Calvino, quien prologó sus cuentos.

Poetisa, narradora y traductora, sus inicios en la literatura están ligados a la influencia de su hermana Victoria, fundadora de la revista Sur, y a la del escritor Adolfo Bioy Casares, al que conoció en el año 1933 y contraería matrimonio en 1940 y cuya hija ilegítima, Marta Bioy Ocampo (1954-1994), adoptaría. Su primera publicación profesional fue el libro de cuentos Viaje olvidado (1937), algo menospreciado en su época pero reivindicado en el ámbito académico después de su muerte.

En 1954 recibió el Premio Municipal de Literatura por su poemario Espacios métricos; en 1962, el Premio Nacional de Poesía por Lo amargo por dulce y en 1988 el Premio del Club de los 13 porCornelia frente al espejo, su última antología de cuentos.

Su vasta producción, que va más allá de lo publicado, se vio interrumpida tres años antes de su muerte el 14 de diciembre de 1993 en Buenos Aires a causa de una enfermedad progresiva que la tuvo postrada durante varios años. Fue sepultada en la cripta familiar del cementerio de la Recoleta donde reposan también los restos de su hermana Victoria. No muy lejos se encuentra también la tumba de su esposo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s