[CUENTO] Jacarandá por Patricio Eleisegui

¡Hoy duerme abajo del jacarandá! ¡Hoy lo juro por lo que más quiera que ese hijo de puta duerme abajo del jacarandá! ¿Cómo me va dejar el revoque así? ¡Mirá cómo me dejó la pared! ¡Malagradecido de mierda! Son todos iguales, mirá. Caen cagados de hambre en la caja de una camioneta, con la cabeza tapada de piojos, sin saber lo que es un puto cepillo de dientes ¡Y mirá cómo te pagan! Afanándote las bolsas de porlan cuando te tirás a dormir una siesta: ¡así te pagan! Manoteándote del cordel la tanga de tu mujer. Y después los ves clavarse unas pajas a la sombra de los andamios ¡Tirados abajo de la mezcladora del pedo que se agarran al mediodía! Porque estos hijos de puta chupan hasta acalambrarse mientras le dan a la faldita parrillera. Y después, lógico, no pueden sostener ni un fratacho. ¡Para qué mierda le conseguí la carpa, digo yo! ¡Lo tendría que haber dejado a la intemperie a ese indio! Mirá lo que es el patio de la obra, la puta que lo parió. ¡Me lo llenó de pendejos! Porque a la semana que lo puse a picar paredes ¡el desgraciado se trajo a toda la prole de Asunción! Y no digo uno o dos: ¡siete pendejos me metió acá adentro! Y encima también se trajo a la gorda tartamuda esa, que lo único que hace es gastar detergente y romper los platos que le doy para que lave. ¡Diez platos rompió la mogólica en un día! ¡No pero de hoy no pasa! Decí que mi mujer es otra boluda que no valora un carajo. Se cree que la guita la cago. Un día ¡Juro por Dios que un día! la voy a poner a ella a mirarle la concha a todas las catingas del conurbano que caen en mi consultorio. A ver qué mierda hace y la cara que pone cuando se le aparezcan diez pendejas con la placenta colgando de la argolla porque abortaron para la mierda. ¡La quiero ver ahí! Esa yegua va a entender lo que es ver a indios como este llevándose ladrillos a escondidas para hacerse su puto rancho. Lo lindo que es ver a este hijo de puta mamado y amasándose la verga por abajo del vaquero blanco de cal porque tu hija ¡sí, tu hija! salió en pelotas al patio a buscar un toallón. ¡Pero hoy lo curo a ese desgraciado! Hoy le voy a sacar la ganas de no laburar un domingo porque la noche anterior se la pasó culeando con la gorda. ¡Y encima culeando adelante de los pibes! Porque estos negros son así: se calientan cojiendo con los pibes mirando. Mirá, es como si los estuviera viendo… ¡Pervertidos de mierda! ¡Ignorantes! Seguro que hasta manotean a algún pendejo y lo ponen a chuparle las tetas a la gorda mientras el padre se la mete. ¡Viven calientes estos indios de mierda! Pero claro… después se encuentran con un pelotudo como yo, que les arranca los pibes del útero por un revoque, y así van tirando. Así viven. ¡Y encima el revoque te lo dejan para la mierda! ¡Ah no! ¡Pero de hoy no pasa este hijo de puta! ¡Hoy duerme abajo del jacarandá! ¡Él, la gorda y los pendejos! ¡¿Que mierda me calienta si me vuelven a mear las plantas?! ¡Hoy duerme abajo del jacarandá ese hijo de puta!

 

Incluido en el mini volumen de relatos “Nubes de Polvo Sopladas a Cañonazos”, editado por El 8vo. Loco y Milena Caserola en el marco de la Exposición de la Actual Narrativa Rioplatense.

 

Sobre el autor:

Pato-1 (1)

Patricio Eleisegui (10 de abril de 1978) se crió en Sierra de la Ventana, provincia de Buenos Aires, Argentina. Publicó relatos y poesías en revistas y portales de Internet de Argentina, España, México, Perú y Colombia. Su cuento “Cacho de Fierro” integra la antología 12 Rounds (Lea, 2012), mientras que el relato “Calfucurá” fue incluido en las antologías “Cuento Raro” (Outsider, 2012) y “Charco Negro” (Wu Wei-Unomasuno, 2013, Argentina/España). Fue finalista de forma consecutiva de las ediciones 2011 y 2012 del Premio Clarín Alfaguara de Novela. Publicó el mini volumen de relatos “Nubes de Polvo Sopladas a Cañonazos” (El 8vo. Loco-Milena Caserola, 2013), y antes de que concluya el año presentará “Envenenados” (editorial Wu-Wei), una investigación periodística acerca de la problemática de las fumigaciones y sus consecuencias ambientales y sanitarias en el interior de la Argentina. También para diciembre de 2013 prepara la presentación de la antología sobre santos populares “Paganos” (Alto Pogo), proyecto basado en una idea suya, y en el que intervino como antologador junto a Juan Marcos Almada, realizador de la iniciativa. Ya para 2014 tiene prevista la publicación de “Ninguno es Feliz”, volumen de cuentos que verá la luz por el sello Alto Pogo. Es editor en un periódico económico de Buenos Aires. Desde 2013 integra el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA). Contacto: eleisegui@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s