Ariel Idez sobre Efectos colaterales, de Pablo Besarón

Compartimos el texto que leyó el escritor Ariel Idez en la presentación de Efectos Colaterales, libro de Pablo Besarón, editado por Simurg, y presentado el 27/3 en Absinth. 

La gente se pregunta por qué Carlitos Tevez, que la rompe en Europa, no está en la selección en un año Mundialista. Y ustedes ahora tal vez se estén preguntando qué carajo tiene esto que ver con el libro de Pablo Besaron que estamos presentando y yo les digo que tengan paciencia, que van a ver que una relación hay. La respuesta a la ausencia de Tevez de la nómina del seleccionado es más o menos conocida: no se lleva bien con Messi. Alejandro Sabella, director de la Selección Nacional, decidió que, en tanto Messi es el mejor jugador de fútbol del mundo y es argentino, había que armar la selección en función de que Messi “esté bien”, es decir, que se sienta a gusto con sus compañeros. Pero como Messi solo no puede ganar el mundial hace falta armar un equipo, un “buen grupo” como se dice en la jerga futbolística. Entonces el criterio es doble: para jugar en la selección hay que ser un muy buen jugador de fútbol y hay que ser amigo de Messi, o llevarse bien con Messi o al menos no llevarse mal. Messi funciona a nivel relacional para el grupo como lo hace futbolísticamente para el equipo: es el eje que recibe y redistribuye la amistad entre sus compañeros. Éstos, por supuesto, también tienen que llevarse bien entre sí, pero todo se simplifica al poder descansar su líbido social sobre las espaldas de Messi, todos están ahí porque Messi los eligió o, cuanto menos, no los censuró y eso los unifica, aglutina al grupo, lo tabica y lo protege de los ataques externos, como los de la prensa que pregunta ¿Por qué no está Tevez?

 DSC00186

Un libro de cuentos es como un equipo: tiene que haber una o dos estrellas, tiene que haber algunos que se sacrifiquen para que esas estrellas puedan brillar en su máxima expresión, tiene que haber circulación, entendimiento, tiene que haber un “buen grupo”. En el caso de Efectos colaterales podríamos pensar a priori que tenemos dos equipos, porque el libro se divide en dos partes: “Fronteras y después” y “Borrón y cuenta nueva”. A riesgo de estar generalizando en exceso podemos decir que la primera parte corresponde al género fantástico y la segunda, al realismo. Alguien podría decir que entonces estamos ante un “vestuario dividido”, como sucede en el Boca de la era Riquelme, o que estos dos equipos se enfrentan entre sí, uno a cada lado de los pliegues del libro, o que son titulares y suplentes, o primera y reserva o solteros contra casados pero yo creo que no sucede nada de esto y voy a tratar de explicar por qué.

Respecto a la primera parte, me gusta mucho que Pablo aborde el género de la literatura fantástica. Durante una época en la que la literatura argentina estaba dominada por especies como Borges, Bioy Casares, Cortázar, Silvina Ocampo por citar algunas, decir “literatura fantástica” era redundante, y más aún si hablábamos de cuentos. Las generaciones subsiguientes, para poder escapar al peso de esa tradición, que podía resultar aplastante, abandonaron en masa el género, lo que resulta una pena, porque ya está demostrado que a los argentinos se nos da muy bien (como, por ejemplo a los nórdicos se les da el policial o a los norteamericanos la ciencia ficción) y porque, en tanto implica un extrañamiento sutil y progresivo de la realidad cotidiana siempre puede volver a abordarse y reformularse, tanto como cambie con el tiempo esa misma realidad. Por eso disfruté mucho leyendo los cinco cuentos de esta parte, como quien se prueba un traje hecho con una tela clásica pero con un corte nuevo. En pocas palabras leí estos cuentos con un placer “vintage” y perdón por el palermismo.
También disfruté mucho de los cuentos de la segunda parte, pero en este caso el orden de los factores sí altera el producto, porque Pablo ya me había inoculado el germen de lo fantástico, entonces no los leí como cuentos “completamente realistas”. En “El arte narrativo y la magia” Borges dice que la causalidad del cuento es “frenética” y la asocia a la de la magia o la superstición. En el cuento siempre se comprueba aquella ley según la cual toda acción genera una reacción, toda causa genera un efecto, que a veces es colateral, es decir, accidental, imprevisto, inesperado y por eso mismo mucho más interesante. Yo creo que en los libros de cuentos los relatos, aunque sean completamente independientes entre sí, también se influencian unos a otros. Eso es lo que hace de un libro de cuentos una obra conceptual y no una mera selección de textos aislados. Cuando leo los cuentos de “Borrón y cuenta nueva”, el realismo que construyen a mí se me presenta como una realidad ilusoria en la que lo fantástico, aunque no se nombre, yace agazapado o aún más, lo fantástico ya sucedió y el realismo del relato es la exposición cruda y puntual de sus consecuencias. Me gusta mucho este “Efecto colateral” que genera la disposición de los cuentos en el libro de Pablo; no les pido que lo lean de ese modo, pero les quería contar lo que a mí me sucedió con el libro y en este rasgo yo veo el trabajo de un equipo. La única excepción es la que confirma la regla, que es el último relato. Si continuáramos con la analogía podríamos pensar que si el primer cuento “En otro lugar” pone en circulación la pelota el último es el encargado de hacer el gol y yo creo que algo así sucede con “Noche de Reyes”, que para mí es la figura del libro y el cuento que condensa todos los méritos del equipo: no sólo porque se trate de una “novela familiar”, temática abordada en casi todos los relatos, sino porque es un texto escrito con maestría para situar el relato desde el punto de vista de un chico que, como dirían los psicoanalistas, sólo puede procesar una dimensión real incomprensible e insoportable haciéndola ingresar al orden simbólico como fantasía. Entonces, este cuento fuera de serie juega para todo el equipo en tanto admite las dos lecturas, realismo desde el punto de vista adulto y fantástico desde la perspectiva infantil en la que se sitúa el narrador. Es una final ganada con un equipo sólido y una figura indiscutida, un maravilloso grupo humano con un gran Director Técnico de quien esperamos muchos campeonatos más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s