#Reseña | Dos, por Ana Caldeiro.

Si las grandes ciudades aniquilan los sentidos con la superposición de sus sonidos, la vida en un lugar chico permite quizás, al oído dispuesto, captar delicadas disonancias. Susurran así, con la persistencia del agua que baja, que deja la altura y penetra la tierra, los matices tranquilos de sus habitantes, esos tonos definidos que se desnudan sin temor a lo que son: oscuros o benéficos, simples o terribles.

De eso sabe, y bastante, Giselle Aronson, que nació en Gálvez, una pequeña ciudad de Santa Fe, y que en 2014 publicó Dos.

La novela se instala desde el comienzo, sin disimulo, como un arma de dos filos. Son dos sus voces, firmes y nítidas, adheridas una a la otra como en una delgada cinta de Moebius.

Carmen es la correcta mujer del intendente de un pequeño pueblo, Río Calmo. Si algo llama la atención en su vida es la abundancia de detalles. Objetos que ornamentan, que sostienen. El pelo, las uñas, la ropa. Las rutinas domésticas digitadas sin equívoco. El lenguaje exacto, la mirada irreprochable. Todo lo que una mujer es, aun a pesar de lo que es. Hasta la amargura en las recriminaciones a un marido siempre distante, irrupción que se disfraza de oportunidad y parece prometer algo, se apaga pronto para guardar su lugar en ese universo ordenado.

En el otro extremo de la escala social, Silvia trabaja de portera en una escuela. Con la violencia de los gritos apenas contenidos, recibe el manifiesto desinterés de un marido tosco, percibe a los otros como una especie de muralla y se sacude ante un temor irracional: que alguien la ataque por la espalda. Si en Carmen abundaban los detalles, en Silvia predomina una aridez en la que solamente sobresale la ira a intervalos regulares, y con una claridad que aturde.

Las dos mujeres sobreviven en mecanismos que guardan una precisión, cuando menos, sospechosa. Pero casi sin dar tiempo al lector a instalarse, a gusto o a disgusto, en esos equilibrios precarios, empieza una transformación, un gran acierto narrativo de Dos. Mientras Carmen desempeña su papel en una tónica cercana a la anestesia, comienza a pasearse por vidas ajenas con curiosidad desestabilizante. Pocas señales —tal vez ecos, tal vez detonantes— orientan en este camino, y una de ellas sorprende por su belleza e intensidad. En una escena de esas que se leen con el corazón sacudido por la dulzura y la pena, la dueña de casa pide ayuda a una de sus empleadas para preparar un mate. Por primera vez se interesa en ese fragmento de cotidianidad que a los otros les es tan familiar, que a ella le es tan extraño. Las dos mujeres se sientan, se miran. Ese ritual las enlaza por unos pocos minutos que valen todo. Una de ellas hace un gesto común que es atesorado por la otra.

La nitidez, el equilibrio, empiezan su quiebre sin retorno. Aquí y allá, algún capítulo pequeño, en intimidante segunda persona, arroja dudas por su ambigüedad: sus oscuridades, su voz incierta, podrían pertenecer a cualquiera de las dos mujeres. Y entonces la calma, esa calma indebida de los pueblos que anticipadamente sabemos ficticia, tiembla, se sacude, trastabilla en los dobleces de la cinta.

Aronson explora universos femeninos con delicadeza y sensibilidad poco usuales. Desde una grieta falaz, sus voces, construidas con admirable minuciosidad, pincelan vidas que son lejanas y que sin embargo comparten todo: sueños y frustraciones, preguntas y omisiones, felicidades parciales.

La muerte, igual que la locura, es una sombra que ronda y asume todas sus formas posibles: el miedo a morir, el deseo de muerte, el deseo velado de ver muerto a otro.

AUTORA DE LA NOTA | ANA CALDEIRO:

ana fondo desdibujado.jpgAna Caldeiro nació en Buenos Aires en 1973. Es fonoaudióloga, escritora y docente. Fue finalista en 2012 del Premio Internacional de Novela “Marco Denevi” con su novela La continuidad del viento (Milena Caserola, 2015). Varios de sus cuentos obtuvieron premios en concursos nacionales y extranjeros e integran diversas antologías.

Anuncios

3 Comments

  1. Es muy intrigante desde el comienzo la narración, dan ganas de seguir leyendo con la esperanza de que no tenga fin para seguir atrapado en la novela

    Muy bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s