#Reseña | La maestra rural, de Luciano Lamberti, por Sandra Gasparini

#Reseña

Por Sandra Gasparini

 

maestra.jpg

 

Ficha técnica:

La maestra rural, de Luciano Lamberti.

Buenos Aires, Random House, 2016. 286 págs.

 

Amnesias de una maestra rural:

En La literatura y el mal, Bataille arriesga que “la poesía, en un primer impulso, destruye los objetos que aprehende; los restituye, mediante esa destrucción, a la inasible fluidez de la existencia del poeta, y a ese precio espera encontrar la identidad del mundo y del hombre”. Poeta y cuentista, Luciano Lamberti indaga en esta primera novela la naturaleza y el origen del lenguaje poético y, al hacerlo, escribe un relato singular con misterio, sectas y presentaciones de libros. La poesía puede hacernos levitar, “transportarnos” a otros mundos, parece decirnos: es lo que sucede literalmente con un lector de los poemarios autoeditados de Ángela Gólik, personaje central de La maestra rural. Entiéndase: la poesía también puede destruirnos.

Lamberti ubica la acción en su San Francisco  natal, un pueblito cordobés con “pocas calles en mal estado que un par de cuadras después se transformaban, como diría Borges, en campo elemental” y en el que Amnesiac, de Radiohead, parece ser la banda de sonido apropiada. El relato se expande a partir de un núcleo (el año 1979, cuando el hijo de Ángela Gólik, poeta con una obra excepcional, permanece internado mientras padece una enfermedad producida por unos mosquitos que provocan una epidemia fatal) y se va fragmentando en ondas, en ecos concéntricos. La de La maestra rural es una estructura que compone y reproduce la del mundo que está contando: con ausencias, intermitencias, secciones como las de los anélidos, continuidades, saltos, perspectivas diversas. En ese rompecabezas nos guían la voz de Santiago, un joven poeta de Córdoba capital admirador de Gólik, quien ha trabajado largos años como maestra rural, cargo del que fue separada, y el diario íntimo de la escritora, además de un conjunto de personajes vinculados a la historia principal. Con el estereotipo de la mujer de pueblo detrás de la que hay una historia turbia Lamberti crea un universo en el que hace estallar todos los elementos bizarros del pulp y el clase B: Santiago descubre con perplejidad que la ex maestra rural lee y admira a Gabriela Mistral y a Juana de Ibarbourou, abomina tanto la crítica como la interacción con el “campo literario”, que desconoce, y dedica la vida a un hijo discapacitado. Pero como homenaje a esos géneros, también, Santiago arranca el velo que cubre lo real y descubre una “verdad” ominosa, amenazante, inexorable.

Entre el efecto terrorífico, la paranoia conspirativa que envuelve la trama con un manto de ambigüedad y la reinterpretación de algunos episodios de la historia argentina bajo una óptica ocultista las voces que narran los distintos capítulos invitan al lector a armar esa imagen rota cuya lectura total solo se tiene al final, al que se espera llegar de inmediato. Los títulos de los poemarios de Gólik, lo único que conocemos de ellos,  funcionan como anuncio y advertencia para quienes quieran leer entrelíneas: poesía maldita cuyo origen se confunde con la revelación de lo que saben unos pocos.

Lamberti reaprovecha de una manera excepcional saberes desacreditados por los estudios antropológicos y ya utilizados por la narrativa y el cine de ciencia ficción acerca del origen de la inteligencia humana. Pero no lo hace con el objeto de colocar un ingrediente atractivo para llevar la historia al absurdo o contribuir simplemente al género. Si bien el enigma de lo que le ocurrió a Ángela en su juventud, bloqueado en su memoria, tarda en leerse y se explica de modo algo sumario, lo que prevalece en el conjunto es sobre todo la amenaza de que el mundo del lector está a punto de caer en pedazos y que la literatura puede ser un agente del advenimiento de ese nuevo orden.

Pauwels y Bergier, Charroux y Von Daniken van de la mano de Elvio Gandolfo, Machen y Lovecraft en esta novela originalísima de la nueva narrativa argentina de terror, que viene aportando fascinantes perspectivas sobre el lado oscuro a cargo de autores y colecciones especializadas durante los últimos años.

¿Dónde se consigue? en cualquier librería; en la cadena Cúspide.

Enlace a la editorial: http://penguinrandomhousegrupoeditorial.com/

SOBRE LA AUTORA:

DSCN02195.jpgSANDRA GASPARINI Es doctora por la Universidad de Buenos Aires, área Literatura. Se ha desempeñado como docente de la Maestría en Literaturas Española y Latinoamericana (UBA) y actualmente sigue dictando clases en la cátedra de Literatura Argentina I de la carrera de Letras de la misma universidad y en Narrativa Argentina I en la carrera de Artes de la Escritura de la Universidad Nacional de las Artes. Realizó ediciones críticas y prologadas de textos de Eduardo L. Holmberg, de Adolfo Bioy Casares y Esteban Echeverría y publicó un ensayo sobre Juan Filloy, además de artículos y reseñas tanto en libros como en revistas especializadas nacionales e internacionales. En 2012 publicó Espectros de la ciencia. Fantasías científicas de la Argentina del siglo XIX (Santiago Arcos Editor). Compiló, participó con un artículo y prologó Iniciado del alba. Seis ensayos y un epílogo sobre Luis A. Spinetta (Autores de Argentina, 2015, y Añosluz Editora, 2016). Escribe poesía y narrativa, que ha editado en antologías y revistas.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s