#Ensayo | El camino inverso, por Sebastián Grimberg

#Ensayo

tumblr_m7a8ikkpuo1qi3fimo1_500

Por Sebastián Grimberg

Cuatro novelas que leí en los últimos tiempos comparten parte de su trama: un hombre (o una mujer) abandona la ciudad donde vive y se traslada a una zona rural (campo, sierras, montaña). Las novelas a las que me refiero son: Desgracia, de J. C. Coetzee; Borgestein, de Sergio Bizzio; Open Door, de Iosi Havilio y Tácticas de superación personal, de Francisco Moulia. En este ensayo se propone una lectura unificada pero parcial sobre estas novelas, y todo girará en relación al sentido de la vida y de realización de los seres humanos porque quizás en la literatura esté alguna clave, alguna respuesta.

Desde que el sentido de la vida terrenal dejó de consistir en la preparación para la vida eterna (cambio plasmado por F. Nietszche en su frase Dios ha muerto), el ser humano se vio obligado a buscar un nuevo sentido a su vida. Esta necesidad (es una necesidad, no podemos llevar una existencia carente de algún sentido), como señaló Sartre, conlleva una responsabilidad. La responsabilidad que el hombre tiene de fijarse un horizonte, de encontrar un sentido, un principio que regule y guíe la acumulación de sus días. Cada uno de nosotros puede asumir esa responsabilidad, y ocuparse de buscar un sentido propio, con los riesgos que eso implica, o puede elegir una vía más fácil: tomar alguno de los sentidos que la sociedad nos pone al alcance de la mano.

Hasta hace un tiempo, durante la modernidad, uno de esos sentidos era la idea de progreso. La humanidad tenía una meta bien definida: progresar. ¿Hacia dónde? ¿hacia qué? Hacia un estadio más alto en la civilización. En lo cotidiano, esto podía traducirse en progreso material (comprar un auto, una casa, etc). La posmodernidad (modernidad tardía, según algunos autores), dio por tierra con esa idea, ilusión o norte y la idea de progreso se convirtió en una falacia. Con el paso de los años se suceden cambios, sí, pero si esos cambios se valoran como progreso, retroceso o estancamiento, es siempre desde un punto de vista particular (por ejemplo de un sector de la sociedad), es una apreciación subjetiva. En la posmodernidad, parecería no haber un sentido que funcione como guía, un sentido que se imponga sobre los otros, como era la idea de progreso durante la modernidad. En cambio, parece haber una multiplicidad de sentidos a un mismo nivel. Materialismo, acumulación, tecnologismo, hedonismo, solidaridad y progreso (en una versión más débil), son algunos de los sentidos que la posmodernidad ofrecería.

Los autores de las novelas citadas (Desgracia, Borgestein, Open Door y Tácticas de superación personal), son contemporáneos. Su subjetividad, por muy particular que sea, traduce (y trasluce), la subjetividad de época. Las encrucijadas, los padecimientos y afanes de los protagonistas de esas novelas, son equiparables a los de tantos hombres y mujeres anónimos. Estos personajes (los de las novelas), dan la impresión de no haber podido identificarse con ninguno de los sentidos propuestos por la sociedad, o, identificados con ellos, están, de algún modo, vacíos. ¿Qué hacen, a su manera, cada uno de los personajes? Por motivos distintos (una muerte, el oprobio) dejan las ciudades populosas en las que viven (antiguos ejemplos de progreso) y se trasladan a una zona rural, se integran a otro tipo de sociedad. No voy a cometer la ingenuidad de decir que se encuentran o van en búsqueda de su esencia natural o salvaje, simplemente, van en búsqueda de sentido y parecen encontrarlo en organizaciones sociales marginales a la cultura, sociedades en las que, quizás, el contacto con la naturaleza propiamente dicha, es distinto. Los fines y sentidos de los textos son diversos (su definición se completa en el acto de lectura), sin embargo, más allá de lo que se hayan propuesto sus autores (y lo que haya resultado de eso que se propusieron) hay algo que ninguno de ellos, como integrantes de una cultura particular, puede evitar: que en sus textos (aún fantásticos, aún de ciencia ficción) se filtren las ideas, preguntas y anhelos de su época.

Marx postuló que la alienación del hombre, se relacionaba con su alejamiento del producto final de su trabajo. Quizá podemos pensar, sin forzar demasiado la definición, que esa alienación es producto del alejamiento del hombre de la “manufactura”, entendida como una relación más cercana con la materia prima y, en definitiva, con la naturaleza. Me pregunto si los personajes de estas novelas, frente a una sociedad que no los contiene y que les ofrece sentidos vaciados, en ese traslado a zonas rurales (dos personajes se mudan al campo, el tercero a las sierras y el cuarto a un pequeño pueblo de montaña), están haciendo el intento de conectarse, otra vez, con esa naturaleza. Me pregunto si ese camino, inverso al de la Revolución Industrial que dio nacimiento a la modernidad, es el camino a seguir.  No conozco la respuesta pero la pregunta queda rebotando en la sala de lectura donde ahora, se encuentre el lector de esta nota.

 SOBRE EL AUTOR:

grimbergSEBASTIÁN GRIMBERG: Buenos Aires, 1977. Narrador y psicólogo. Asistió a los talleres literarios de Alicia Steimberg y de Vicente Battista. Su primer libro es Cada siete segundos (2014, Conejos). El segundo, La mirada del asesino (2015, Cfi), fue Premio de Letras de la Bienal Federal 2013 del Consejo Federal de Inversiones. Recibió premios y menciones, en certámenes como el V Concurso Internacional de Relatos Crepúsculo 2010, Premio el Escriba 2011, Premio Ciudad de Buenos Aires 2011, Premio Municipal M. Mujica Láinez 2011, Premio de Cuento Planeta Digital 2012. Sus cuentos figuran en antologías y revistas literarias como Axxon, Crepúsculo, Ficcionario, Próxima y La Balandra.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s