#Editorial | Cinco años no es nada pero es un montón, por Angie Pagnotta

#Editorial 

 

 

Cinco años no es nada pero es un montón:

 

Podría hacer un racconto de todos estos años de Kundra ya que en esta edición cumplimos 5 años, (ininterrumpidos años) de literatura aleatoria. No sé si tenga sentido hacerlo, pero sí tiene sentido destacar lo más importante: por un lado, agradecer a los colaboradores por entregar a nuestro medio sus notas, por poner el esfuerzo de cumplir los plazos, por entregarnos ideas tan fuertes y tan claras, por proponer el debate, por contribuir con esta causa sin cobrar un peso y que realmente sea por la revista, por el crecimiento de ellos pero también del medio y, por otro lado y casi fundamentalmente, agradecer a los lectores que día a día alimentan este fuego que es Kundra. Son muchos los mensajes que recibo a diario, los leo y respondo todos. También son muchos los mails que viajan hasta la casilla de la revista y me cuentan, por ejemplo, que leen la revista desde el bus que los transporta al trabajo en México, desde sus tablets en España, desde la computadora en el almuerzo o desde sus casa, en medio de la selva colombiana. ¡Gracias por eso!

Traté de encontrar distintos puntos de vista que me hagan pensar en cómo seguir o cuál es la siguiente apuesta pero mis ojos están puestos en el presente, en el ahora, en la cantidad de colaboraciones que nos llegan y nos convocan desde distintas partes del mundo. Esta revista iniciada en Buenos Aires trasciende y trascendió en varias oportunidades las fronteras locales, fronteras que no son más que delimitaciones en un mapa y que nada, por suerte, tienen que ver con las delimitaciones culturales y artísticas que pensamos a la hora de construir un concepto, una revista, una nota.

En lo personal, estoy más que satisfecha con el resultado. ¿Quién diría que podía hacer tanto? Ni yo misma lo imaginé cuando me senté en el bar de la esquina de casa, en Moebius, allá por 2011 y con mi amigo Matías Gariglio, mi compañero de facultad y quién, en ese momento fue mi compañero de idea. Recuerdo que Matías me escuchó atento cuando le dije “hagamos nuestra propia revista”. Fiel a su estilo se entusiasmó y días después me dijo que a él le daba fiaca el proyecto pero que me ayudaría igual. Haciendo honor a la verdad debo decir que me apoyó pero nunca concretó nada en particular, pese a que él escribe tan bien y pese a mis intentos por convencerlo. Le insistí para que, si no quería ser parte de la dirección, al menos publique alguna una nota porque a Matías las ideas le sobran pero para él, el periodismo pasaba a ser una arista en la que no quería meterse. Lo respeté.

Todo el brainstorming que tuvimos me ayudó y me dio el primer puntapié para concretar el sueño de formar un medio propio, a pulmón, con el alcance que tuviera pero con la firme convicción de no detenernos por nada, nunca. Hubo momentos más duros, otros mucho más amenos pero de todos aprendimos algo, eso seguro. No podría pensar en un momento que me guste más, sí puedo pensar en que este momento me gusta y quizás sea uno de los más productivos.

Así fue (y es) como Kundra sigue saliendo cada tres meses y en forma online permanentemente, sin bajar los brazos, sin retroceder. Sigo apostando por eso. Todos nosotros.

Angie Pagnotta

Directora Revista Kundra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s