#Reseña | Caja de resonancia, por Soledad Hessel

La memoria colectiva puesta al servicio de la reconstrucción personal

En su primera novela, Constanza Anabalón construye un personaje que necesita del recuerdo familiar para reconstruir su propia identidad.

Por Soledad Hessel

 

Cuando la memoria personal se une a la social y en algunos aspectos se hacen una surgen textos de gran calidad literaria y -sobre todo- humana, como el que llena las páginas de “Caja de resonancia”, la primera novela de la escritora chilena Constanza Anabalón (La Calabaza del Diablo /2016).

Alejandra está sola. Para ser exactos, hay mucha gente a su alrededor pero se siente sola. Las mujeres más importantes de su vida (su madre y una tía) han muerto. Su padre va y viene, tratando de sobrevivir a la locura de su propia familia de origen. Su hermano está demasiado ocupado en su torre de cristal del ejercicio de la medicina como para preocuparse por ella más allá de algún llamado telefónico semanal. Dani, su novia, su amante, su amiga, no logra decidir si la quiere, si prefiere estar con ella o con alguien más. Alejandra está sola.

Y esta soledad en medio de la crisis por la reciente muerte de su madre, la llevará a una búsqueda interna que la conducirá por la historia familiar, la cual se entrelazará por momentos con la historia chilena en la época de la dictadura a manos de Pinochet.

Anabalón presenta a través de la mirada de Alejandra la vida de tres generaciones de mujeres (a pesar de ser hermanas su madre y su tía tienen muchos años de diferencia, lo que las hace tener experiencias de vida muy diferentes, convirtiéndolas en exponentes de generaciones distintas), que buscan su espacio, su lugar como personas, como profesionales y, por sobre todo, como mujeres en una época donde las propias decisiones son cuestionadas incluso por el gobierno y sus acólitos. Los recuerdos y las vivencias cotidianas son los elementos con los cuales la protagonista va construyendo una memoria colectiva y reconstruyéndose a sí misma.

(…) me devoro cada texto, con sus muertes, recuerdos, cómo hacer para que todo esto no desaparezca, no se borre, cómo puede ser tan frágil la memoria.”

En una de las primera páginas, el lector se encuentra con una cita de Alejandra Pizarnik que habla sobre reparar heridas y dolores. Y esa es la búsqueda de Alejandra, la reparación, la unión de los pedazos que han quedado luego de la gran destrucción que significaron las muertes de las dos mujeres que eran los puntales y los cimientos de la familia.

Con una prosa clara, de sencilla y atrapante lectura, llevada adelante desde lo coloquial con modismos chilenos que permiten a los lectores situarse en los espacios donde la trama se desarrolla, la autora nos invita a presenciar la historia de estas tres mujeres traspasadas por la dictadura con solvencia y fuerza argumental.

Constanza Anabalón no se juega a lo que algunos consideran un tema seguro como lo es el de las dictaduras latinoamericanas, le da una vuelta más a una historia netamente personal, volviéndola plural, construye una crónica ficcional que es necesario leer, sobre un momento histórico que es indispensable no olvidar.

Título: Caja de resonancia

Autora: Constanza Anabalón

Editorial: La Calabaza del Diablo (Chile)

Año de edición: 2016

Páginas: 213

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s