#Reseña | Buenos días me voy a dormir, de Estefanía Farias Martínez, por Angie Pagnotta

#RESEÑA

Título: Buenos días me voy a dormir

Autora: Estefanía Farias Martínez

Editorial: Ediciones Erradícame

Año: 2017

La narrativa de lo cotidiano

Por Angie Pagnotta

Los diarios personales volcados a la literatura han sido siempre una forma de confesionario envuelto en ficción, una estrategia interesante para los escritores, pero también un modo concreto de evadir la excesiva realidad mediante una perspectiva de ficción que permita tomar licencias que —en la vida real— serían más difíciles de exponer.  En este sentido, son famosos los diarios de Franz Kafka, donde memoraba sus penurias de oficio y también sus deseos amorosos o, para venir un poco más acá en el tiempo, están los registros de Alejandra Pizarnik, donde un fragmento de vida cotidiana estaba volcada con sus altos y bajos emocionales, con sus dolencias, con sus experiencias y también con sus obsesiones.

Buenos días me voy a dormir de Estefanía Farias Martínez es un diario personal narrado desde la óptica de una mujer que emigró a Holanda y trata de encontrar (junto a su familia) un espacio propio, personal, tal vez su ‘‘costado en el mundo’’ en el cual pertenecer y ser parte de algún modo. El epicentro de este encuentro (y desencuentro, por qué no) es una ciudad distinta, con costumbres, paisajes, climas y sabores a los que nuestra protagonista tratará de acostumbrarse. En el medio de todo, nuestra protagonista está por rendir un examen del idioma que tanto le cuesta aprender pero que —espera— intentará vencer. Para esto, ha logrado la tarea de conseguir un puesto de trabajo en una biblioteca, pero toda la bohemia que la idea despierta se deshace al afrontar la realidad.

La tensión de climas queda aliviada en la forma de narración que da el formato de Diario pero, en cada oportunidad, vuelve de manifiesto con la tensión que el texto ofrece por la trama, donde queda marcado en momentos como: “No pude revisar en profundidad, la ayudante de Ilse, Carolijn, me vigilaba. Ni siquiera saludó“. La agilidad narrativa, entonces, es un plus en el recorrido de Buenos días me voy a dormir, libro que ya en su título nos manifiesta algo para atender especialmente.

“Estoy en una pausa, me salí a la parte de atrás a fumar. Este sitio se va a convertir en mi rincón. Hay una escalera metálica exterior que lleva a la última planta. Me han dicho que allí está el almacén. Cuando los libros ya no se mueven, los quitan de las estanterías y los sustituyen por nuevos“, dice en un momento y esos instantes se pueden ver como en una foto, porque Farías Martínez logra —con humor, ironía y un marcado atractivo narrativo— elaborar un texto sólido, con rítmica curiosa y que logra inmiscuir al lector en esa realidad compleja que, por momentos, es abrumante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s