#Análisis | 1 + 1= Poesía

Por Miguel Angel Di Giovanni

En esta nota Miguel Angel Di Giovanni analiza la curiosa relación entre la matemática y la poesía, dos mundos que, al parecer, no tienen mucho en común y, sin embargo, comulgan:

 


 

En mis primeros años en la UTN a principios de los ochenta, la profesora de Análisis Matemático I, Hebe Rabuffetti, en unas pequeñas charlas introductorias de cada clase (incluso a veces ni tenían que ver con el tema a desarrollar), tiró eso de que toda la naturaleza se puede describir a través de fórmulas matemáticas, y como respuesta a la típica pregunta de los estudiantes vagos ¿y eso para qué sirve? agregaba: Cuanto más conozcan, comprendan y entiendan del mundo que los rodea, más felices podrán ser.

En otra de esas charlas, un alumno puso en un pie de igualdad las palabras naturaleza y dios: ¿Entonces se lo puede representar matemáticamente a Dios? preguntó el compañero. La Rabuffetti, hizo una pausa, encendió un cigarrillo (en esa época se fumaba en las aulas) y dijo: Para responder eso hay otras universidades, pero tienen un problema: Hay que creer. Acá, todo lo que se diga se demuestra, y usted ya tiene edad para elegir qué lo hace más felíz.

hebe

Pasaron muchos años para que esa idea se hiciera realmente carne en mi. ¡Pero claro! me dije un día con entusiasmo a la sombra de un árbol. Si puedo representar un punto, puedo representar una línea, luego un plano cualquiera. Entonces, de un plano, puedo pasar a describir una superficie y de ahí, hacer lo mismo con una piedra, una hoja, una montaña, en fin, la naturaleza.

Lo que entonces no sabía, era que eso es parte de la metáfora de Galileo, donde habla del universo como un libro que está descripto con símbolos matemáticos: triángulos, cuadrados, círculos. Flor de metáfora de boca de un físico. Bueno, yo no me quedé atrás, seguro que Galileo también se tiraba a la sombra de los árboles.

Los años pasan, y un día llega a mí biblioteca un cuervo volando. Entonces entendés que no siempre una primer lectura alcanza para degustar ese enorme poema, de Poe. Cuando le preguntás a quien sea (incluso a un cuervo) ¿De dónde venís? Y la respuesta es siempre, never more, uno a veces, tarda toda la vida en comprender que no es la respuesta equivocada, sino que la equivocada, es la pregunta.

¿Cómo llegamos al poema, El cuervo, si arrancamos con la utn allá por el ’80? Sencillamente porque además de explicar la naturaleza con la matemática, es posible encontrar una conexión entre poesía y matemática. Y así lo explicita Poe en su ensayo Filosofía de la composición, donde afirma que el poema El cuervo fue creado con la rígida coherencia de un problema rigurosamente matemático. En El cuervo, nada es producto del azar, la intuición o la inspiración.

poePuede que como simple lector se piense que Poe, en una especie de broma, haya recorrido el camino inverso, pero incluso eso avala más aún lo que decía mi querida Rabuffetti: La matemática explica todo, y la poesía también, agrego yo.

No sé si mi profesora de Análisis Matemático me recomendó a Poe, pero sin dudas ella conocía al detective de otro genial cuento de Edgar Allan: La carta robada. Allí, el detective Auguste Dupin, afirma que “las matemáticas son la ciencia de la forma y de la cantidad”.

Es que la ciencia y la poesía exploran el universo. De una vez por todas abandonemos los atajos tramposos, busquemos respuestas palpables. No es necesario llenar con supersticiones y dogmas los espacios vacíos.

El científico argentino, Alberto Rojo (físico de la uba y músico) en el capítulo Poesía, de su serie Artistas de la ciencia (Canal Encuentro o YouTube), nos cuenta que a veces la matemática rescata a la poesía, y luego la poesía devuelve favores. Y para ejemplo veamos el fragmento de La Divina comedia, donde Dante, dice:

“Hacia arriba ascendió, nadando lentamente, lentamente gira y desciende, pero sólo lo percibo por el viento que golpea mi cara desde abajo”. Alighieri se adelanta casi trescientos años a Galileo, que seguramente se inspiró en esa obra poética para acuñar la Invariancia galileana. Esto es que la diferencia entre el estado de reposo de un móvil y el movimiento constante, solo se percibe por el desplazamiento del aire. Y para aclararlo más, revoleemos al aire una bolita en la cubierta de un barco en movimiento. Volverá invariablemente a nuestra mano. Para la bolita, no habrá diferencia entre estar navegando en el barco o quietos en el muelle.

El poeta colombiano, Rafael Nieto le escribió un poema a Pi, decimosexta letra del alfabeto griego, inicial de la palabra periferia, con la que se representa al número irracional que relaciona la longitud de una circunferencia con su diámetro. El poema dice:

“Soy π lema y razón ingeniosa

de hombre sabio que serie preciosa

valorando enunció magistral

con mi ley singular bien medido

el grande orbe por fin reducido

fue al sistema ordinario cabal”

Donde cada palabra tiene tantas letras como los dígitos que aparecen en el desarrollo decimal de Pi.

Hay muchos ejemplos de la matemática de la poesía o la poética de la matemática. Los haikus japoneses por ejemplo, con sus 5, 7 y 5 sílabas. El más glorioso en castellano, sin dudas es el de Borges:

¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?

Sonetos, octetos donde vemos motivos regulares que se repiten en forma análoga a la rima. O los palíndromos. A mí me gusta el de Cortázar, donde en seis palabras, resume la historia universal:

adán y raza, azar y nada.

Entonces, para terminar, vayamos con el más elemental recurso matemático que es la suma. Sumemos pués, física, matemática, música, poesía y descubramos que el rigor científico y la intuición poética, son dos caras de una misma moneda, que gira eternamente en el espacio infinito.

 


Miguel AngelMIGUEL ÁNGEL DI GIOVANI: nació en el Colegiales de empedrado (CABA) el 14/10/57. A pesar de su paso por la UTN, su formación técnica (técnico mecánico y de sonido), cedió el lugar a las letras y la música, que terminaron por imponerse desordenadamente en su vida. Escribe desde la adolescencia, y entre 2013 y 2017 participó del Taller de Corte y Corrección de Marcelo di Marco. Actualmente está tomando clases de Dramaturgia en el taller de Sol Pavez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s