#Entrevista |Silvia Sánchez y su producción literaria, entre silencio, curiosidad y reflexión

#Entrevista

Por Eme

SILVIA SÁNCHEZ: “ME GUSTA OBSERVARLO TODO, EN SILENCIO, Y PENSAR: ALLÍ CREO QUE ESTÁ LA CANTERA”

Incitada por el silencio, la curiosidad y la reflexión, la producción literaria de la escritora roquense Silvia Sánchez es abundante y abarca todos –o casi todos– los géneros. Con seis libros publicados y una amplia participación en actividades que conjugan las artes plásticas y la literatura, su búsqueda de nuevas formas de expresión no cesa.

Silvia Angélica Sánchez nació en General Roca, Río Negro, un día de noviembre excepcional: caía una intensa nevada. Ser hija única y sobreprotegida hizo que creciera con pocos amigos, por lo que la necesidad de expresarse la llevó a escribir desde muy pequeña. Hoy, gracias a esa necesidad, sus textos integran diversas antologías de Argentina y España. También coordinó actividades en el Centro de Escritores de General Roca –donde editó la revista Desde el Andén, hoy digital– y distintas muestras colectivas que combinan texto e imagen. Además de la muestra individual de minificciones Placas hi Storias, que la llevó hasta la Universidad de Laguna, en Tenerife, donde participó del II Simposio Canario de Minificción. Silvia cuenta con seis libros de su autoría: el poemario Molino de Tierra fue el primero en ver la luz; a ése le siguieron No sé, amos (relatos) y Reflejos del Hambre y otras luces (cuentos). Posteriormente publicó su primera novela de género, Dejaron de venir las visitas, y Circuito Tierra (relatos). A mediados de 2018 presentó su libro de microrrelatos Hoy supe. A propósito de este nuevo libro –y de otras cosas– vamos a hablar en esta nota.

Silvia, para comenzar te invito a que compartas un texto de Hoy supe y que nos cuentes algo sobre él.

Aprendizaje

Hoy supe de un psicólogo en un hospital público que

toqueteaba a una incapaz. Ella estaba convencida de

que así aprendería para cuando tuviera novio. Él, en

cambio, no tenía ninguna convicción.

Jueves 19 de abril del 2018

Todos estos microrrelatos están inspirados en casos penales que han ocurrido en la realidad, en mi tierra. Son de alguna manera historias mínimas porque no han tenido transcendencia mediática y no se han hilado sobre ellas grandes discursos. La historia que comparto, por ejemplo, es la de un psicólogo en un hospital público y el modo en que se aprovecha de su paciente. Creo que no es un hecho único ni extraordinario; lamentablemente presumo que han sucedido, suceden y sucederán hechos similares que quedan en el silencio y el anonimato. Desde el formato de lo mínimo, contar estas historias poco contadas y sólo conocidas a través del rumor de la vecindad, aporta –creo– una visión más doméstica y humana de situaciones que pasan cotidianamente. 

¿Cómo surge la idea o la necesidad de contar estas historias?

Trabajo en el Poder Judicial, en el Fuero Penal, hace más de 30 años. Esa circunstancia me ha dado la posibilidad de conocer de cerca no sólo numerosos hechos delictivos sino también sus actores. El libro es una compilación de hechos que inician en la descripción del suceso y rematan con la sensación que me produce cada uno. Sensación en cuanto a una mirada lateral a los intereses de esas partes tratando de observar, con el menor tono de censura posible, la lógica de tales personajes. Como en “Justificación médica” (pág. 37).

¿Por qué elegiste el formato de microficción? 

No sé si lo elegí o se eligió solo. Las historias llamaban a ser contadas en su esencia, quizá sólo en su argumento y el mayor despojo posible; porque al final lo importante no eran sus protagonistas, sino la situación y el viraje de sentido que podía imprimírseles. Un viraje para la lógica común. Como en “El tierno” (pág. 61).

¿Por qué los textos no están ordenados según las fechas escritas al pie?

La explicación está en la contratapa, es porque de ese modo es como llegan los hechos a la justica y como ella los aborda: cronológicamente desordenados, temáticamente desordenados. Cada hecho es un trozamiento de la realidad que se ha escrito en una actuación policial y se eleva a un Juzgado o un fiscal, y luego se tramita en un orden azaroso.

La imagen de la tapa del libro es una lechuza y una llave, ¿por qué la elegiste? ¿tiene algún significado especial? 

La tapa es un mural que hay en una calle de mi ciudad; está pintado por un grupo de chicos de la cultura hip-hop cuyos datos aparecen en la referencia del libro. Valoro mucho el arte callejero, creo que es una de las expresiones plásticas contemporáneas más sinceras y transparentes del sentir social. La lechuza como símbolo de sabiduría resume la muletilla “Hoy supe” que aparece al inicio de cada texto: ella sabe. La llave sobre la que se posa, es la que debería abrir la puerta de la justicia. En el mural original, los ojos son un universo estrellado y profundo: ella sabe todo y lo ve; pero a pesar de que tiene la llave en sus patas, no puede abrir esa puerta… De allí también que el prólogo / contratapa hable de la justicia divina y humana.

WP_20181031_14_25_18_Pro (2)

¿Cómo difundís tus trabajos? ¿Utilizás las redes sociales para eso?

Sí. Mi producción de los últimos años está destinada casi exclusivamente a la web. Gran parte de lo que produzco lo publico online. Trabajo en comunión con Lautaro Bustos Suárez, quien se hace cargo de adecuar gráficamente los textos para presentarlos; esto esencialmente porque nos causa muchísimo placer producir obra de este tipo. Me interesa la interdisciplina, de allí que muchas obras estén inspiradas en fotografías, esculturas, música, etc.; tanto que el anteúltimo libro, Circuito Tierra, es producto de otras obras de arte.

Pueden encontrarme en Facebook @silviasanchezescritora

¿Tenés algún método, o ritual, a la hora de escribir? ¿Le dedicás un momento especial a esta tarea?

No tengo una hora de escribir, sino quizá de decir. Cada producto es diferente; algunos nacen de la oralidad porque camino y grabo las sensaciones mientras describo lo que veo. Otros nacen de la emoción porque estoy con algún ánimo que necesita desahogo. Otros nacen de un juego porque imagino potenciales causas o consecuencias de una situación y me divierto mucho. Algunos nacen de la contemplación, otros de la vivencia, la imaginación o los sueños. Hay textos oníricos, con el lógico desorden de los sueños. Escribo en cualquier parte y en cualquier momento. Me gusta observarlo todo, en silencio, y pensar: allí creo que está la cantera.

¿Hay algún tema que te despierte especial interés?

Los temas van fluctuando, creo, de acuerdo a los intereses de la vida. El amor romántico, por ejemplo, ¡ya no me interesa más! Últimamente la literatura de género es veta en la que reincido; y la vejez otra, porque tengo a mis papás muy muy mayores y las situaciones que plantean son muy inspiradoras. La observación de lo no típico o común también me interesa: la locura y los locos-cuerdos y los cuerdos-locos es motivadora. También me inspira la situación política del país, la injusticia social, y se puede entrever en los textos mi postura ideológica.

wp_ss_20181031_0003

¿Estás realizando otras actividades relacionadas con la escritura?

Dicto Taller de Escritura Creativa en IUPA para la carrera de Técnico Universitario en Guión, donde estamos armando un fanzine y recreando los textos en videos cortos. Estamos pensando una revista de arte y armando textos leídos por escritores patagónicos para la radio que está en camino. Concurro a Ferias del Libro, ¡que en este Sur las hay muchas y buenas!

¿Qué tipos de lecturas son las que más disfrutás? 

Estoy leyendo mucha filosofía; últimamente Netflix ha opacado mis lecturas de ficción.

¿Cómo es el movimiento literario en General Roca? 

Desde hace algunos años el Municipio organiza anualmente la Feria del Libro, actividad que reúne personalidades nacionales y regionales de peso, muy enriquecedora. El FEM –Fondo Editorial Municipal– llama a concursos anuales premiando con la edición de libros.

El Centro de Escritores de la ciudad supo generar muchas actividades literarias desde 1987 y hasta hace pocos años; aún se siguen reuniendo para leer textos de propia producción y enfrentarlos a la crítica de los pares.

Todos los años pares Chelo Candia y Silvia Butvilosky organizan las Conversaciones de Otoño, encuentro que convoca poetas de Chile y Argentina en una jornada de expansión de actividades a la comunidad y talleres. También organizan Poesía y Picadita, encuentros poéticos en la Biblioteca de la Estación. Publican la revista Sinestesia con producciones de gente joven.

Los colegios secundarios organizan jornadas literarias donde se invitan a escritores para tomar contacto con los alumnos y la comunidad.

En la Universidad del Comahue se dictan talleres de UPAMI donde se realizan producciones literarias. Han editado varios libros.

Como verás, hay mucho movimiento literario, y mucha gente que se expresa a través de la producción literaria y publica. Hay varias editoriales, que van desde la de la Universidad del Comahue (PUBLIFADECS) hasta editoriales independientes, y autopublicaciones.

En qué pensás si te digo…

Viento: Patagonia

Música: silencio

Imagen: río

Lucha: calle

Justicia: estanco

Silencio: paz

Si te pido una frase o un fragmento, ¿cuál sería?

¡Va una de Mafalda… no porque sea una Susanita, pero así de increíble ha sido tu entrevista!

Captura de pantalla 2018-12-30 a la(s) 17.14.59

¡Gracias, Silvia! Me hacés sonrojar (de verdad). Pero sigamos que falta un poquito más. ¿Hay algún escritor conocido que te hubiese gustado conocer personalmente? ¿Por qué?

¡Jajaja! Orhan Pamuk en 1985. ¡Muy lindo! Pero en realidad no; no me hubiera gustado conocer a ningún famoso. Va bien verlo en una conferencia, por ejemplo, pero no más. Me inhibo muchísimo y si sé quién es el personaje no puedo hablar. Prefiero la obra, despojada, en la soledad de la lectura. Soy mala conversadora.

Última pregunta, de vida o muerte: ¿mate sí o mate no?

Mate más o menos; y cuando sí, amargo. ¡Es el hígado que no me deja!

Para terminar, me gustaría compartir un texto que elegí de tu libro Hoy supe:

Desorden

Hoy supe que desde hace dos años él tiene una novia.

La misma noche en que se le declaró, ella quedó

detenida por borracha. Cuando él fue en su rescate

también lo detuvieron. Parece que los dos estaban

exaltados y que en lugar de vivir la pasión empezaron

a maldecir al mundo.

Hoy ambos están solos, cada uno en su cárcel,

más tranquilos, esperando que el mundo termine

de suceder.

Lunes 5 de marzo del 2018


io (2)EME (Buenos Aires, 1970) Es columnista y realiza tareas de difusión y producción en Revista Qu (revista impresa de literatura y artes plásticas). Participa del armado y coordinación de las “Varietolas” y de presentaciones de libros. Le gusta tomar mate y leer en patas. Lee todo lo que le caiga en las manos, pero si tiene que elegir prefiere autores contemporáneos. Colabora en la selección de textos, corrección y edición de diversos proyectos literarios. Realiza aportes para Revista Kundra. Le gusta escribir reseñas y está haciendo sus primeras entrevistas. Participa de talleres de lectura, y le encanta el submundo Blogger, donde bucea y escribe pavadas, en una, o en varias líneas. Todo lo que no hizo lo está por hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s