#Reseña | Se oyen gritos de chicas por las noches de Flavia Garione

Título: Se oyen gritos de chicas por las noches

Autora: Flavia Garione

Editorial: Caleta Olivia

Año: 2019

Páginas 80

Por Denise Griffith

Poesía social que se potencia con lo cotidiano

“Estábamos en una clínica colombiana/ en medio de la selva/ mi abuela en una silla de ruedas/ los médicos me ignoraban/ después me preguntaban/ qué te pasa/ nada/ solo quería que me contesten”.

Se oyen gritos de chicas por las noches (Caleta Olivia, 2019) es un título fuerte. Me lo ha dicho más de una persona que me vio con el libro en mano. Leo estos versos de Flavia Garione y pienso qué feo es no obtener una respuesta, que te cierren la puerta en la cara. Este conjunto de textos pone de manifiesto una poesía social expresiva, que me imagino perfectamente en un slam donde la gente sí contesta y que se acerca más a la visión del grupo de Boedo que a la del de Sur. 

El libro deja ver su contemporaneidad: la autora rescata un lenguaje oral actual, alejándose de lo pretencioso y hasta exhibe su amor hacia la música junto con la belleza de preparar pan casero, de cantar, de hacer graffitis. Podrá haber sonidos pero afortunadamente no todos son de dolor. Garione sabe dónde poner la pausa, dónde cortar el poema.

Encontramos versos políticos y feministas potentes, que van al núcleo del problema. Tal es el caso de “Estamos saliendo a las calles casi todos los días/ y ya no pensamos tanto en escribir poesía/ ni en ser cancherxs/ explotan las escuelas/ es algo que yo no sé/ hay una nube de desazón”. Son reveladores “En una cena de despedida”, que busca ajusticiar la violencia patriarcal a través de las palabras y el poema homónimo al título. “Por qué grita esa mujer”, escribió Susana Thénon. Acá la pregunta ya no es por qué sino quién de los que se percatan sale de su casa, o de su comodidad ante esta situación.

Se oyen gritos de chicas por las noches necesita un lector o lectora que pueda seguir la conversación. Quien lo lea pasará de página en página con voracidad no sin contemplar cierta rebeldía, cierto fuego, que al igual que los gritos de las chicas no se extingue del todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s