#Reseña | Buenos días me voy a dormir, de Estefanía Farias Martínez, por Angie Pagnotta

Los diarios personales volcados a la literatura han sido siempre una forma de confesionario envuelto en ficción, una estrategia interesante para los escritores, pero también un modo concreto de evadir la excesiva realidad mediante una perspectiva de ficción que permita tomar licencias que —en la vida real— serían más difíciles de exponer.