#Narrativa | La puerta cerrada, por Lucas Berruezo

De chico, a Daniel le daban miedo las puertas cerradas. Bueno, no exactamente. Lo que en realidad le asustaba no eran las puertas, sino lo que quedaba del otro lado. ¿Quién podía asegurarle que, cuando una puerta se cerraba, la realidad que no veía no se desvanecía? ¿Quién podía asegurarle que, al abrir la puerta de nuevo, no se iba a encontrar con una realidad completamente distinta?

Anuncios